viernes, mayo 12, 2006

Tocayas o colombroñas

Una de las maneras de perder el tiempo que más se ha institucionalizado desde que existe Google es la de teclear de tanto en tanto el nombre de amigos, enemigos y demás familia para ver si están en la red y cómo.
Y, claro está, la de teclear el de uno mismo para ver:
a) si sale
b) si hay otros yoes pululando por el mundo mundial. Esto es, en busca de la otredad de uno mismo. Yo lo hice el otro día, y, sí, tenía muchas otras cosas más importantes a las que dedicar mi rato, pero tengo un máster avanzado en perder el tiempo en inutilidades varias como demuestra este post mismo.
El resultado no crean que no me desazonó. En primer lugar, diré que dispongo, por vía paterna de un apellido que no es muy habitual, así que, no llamándome Pérez –que también, aunque de sexto- no esperaba encontrar tantos yoes y, menos en las noticias necrológicas, uso que, por otra parte, no pensaba que fuese tan habitual en la red.
Estas son algunas de mis tocayas o colombrañas:

HAY

Una asistente social en Madrid que organiza mesas redondas
Una psicóloga orientadora que da cursos de inteligencia emocional
Una votante del censo de Filipinos residentes en Milán que puede votar en Lian, Batangas
Una directora de colegio de Zaragoza
Una chica que regenta un hotel rural con encanto (esta es mi prima)
Una poeta, asesora literaria y guionista de radio argentina
Una prometedora pintora de Mendoza, Argentina
Una colaboradora de una revista revolucionaria argentina
Una chica de Vizcaya que busca un piso amplio (cuatro habitaciones) en Bilbao
Una alumna de 5º B del colegio Joaquín Costa que ha escrito un poema sobre la paz
Una de los cien esquiadores que nunca más lo hará en Formigal
La autora de un libro sobre Gestión administrativa de la compraventa

Necrológicas
Una chica de Montevideo a la que se le ha muerto su padre y que tiene dos hermanas, Silvana y Carmela Susana.
La viuda argentina de JFE con un hijo y dos nietos
Una mujer bonaerense a la que se le ha muerto su tía


APLICACIONES DIDÁCTICAS:
Para que esta pérdida de tiempo no se aposente sobre mi conciencia, se me ocurre una actividad con los alumnos:
Teclear su nombre en el Google
Elegir una las vidas de sus otros-yoes
Escribir un relato sobre las andanzas de uno de sus tocayos o colombroños (bonita palabra); un “si yo fuera…”
Textos de apoyo: un artículo de Juan José Millás que se titula “Vidas confusas” y otro que se titula “666”.

No me dirán que no es borgiano. Yo me pondría o de votante filipina residente en Milán o de prometedora pintora argentina.

Por cierto, para la etimología de tocayo, hay dos teorías: la que dice que viene o del nahuatl: to- ‘nuestro’, y caitl, ‘nombre’, y la que prefiere como origen la frase ritual latina que le decía la novia al novio: ubi tu Cajus, ego Caja (“si tú eres Cayo, yo Caya”). ¿Le entraría la risa a la comitiva nupcial?.

5 comentarios:

Lu dijo...

He hecho la búsqueda y he encontrado nada más y nada menos que a ...

una actriz cómica(http://www.tonialba.com/arxius/tal00075772.PDF)

una aspirante al ayuntamiento de Alicante

a una activa comentarista en un foro de Vitanet

y a una tal Lourdes Domenech Alonso que anda por tierras asiáticas
(http://www.kyorin-u.ac.jp/univ/faculty/foreign/syllabus/index.html)

y no sigo porque con esto me basta y sobra para construir una historia.

Julieta, una última cosa, no dejes de perder tu tiempo en genialidades como esta.

Lu dijo...

Te recomiendo el último post de Felipe Zayas, tiene un enlace a un directorio de vídeos de los años 80. Puede serte útil.

pijomad dijo...

Pues a lo mejor es un negocio de pelotas hacer árboles genealógicos desde la información que aparece en Internet.. ¿nos unimos, socia?

julieta2006 dijo...

Pues con las ganas me he quedado de enviar un correo a alguna de mis "primas".

Vixel Xien dijo...

Mi tocayo mas famoso es un famoso Jockey millonario, y el tipo que le hace la voz a Homero Simpson en la pelicula de Los Simpson enla version en español.